Saturday, October 10, 2015

ESTRUJANDO LA OTRA MITAD




En realidad, qué queréis que os cuente hoy. Qué venís buscando, qué os falta, qué echáis de menos. Porque si queréis, os cuento lo que me falta a mi, lo que yo extraño, lo que ronda por mi cabeza. Pero creedme, no creo que os haga sentir mejor.

Extraño colores, aquellos días llenos de todo en los que ni me daba cuenta del murmullo que me rodeaba. Pensaba que esos días serían para siempre, me veía joven, segura, potente, insuperable. Aquellos colores tostados, cambiantes, que raspaban la piel cuándo pisaba la hierba seca que me llegaba hasta la cintura. La hierba seca del case. Alrededor mía todo hablaba, soplaba el aire, crujían los árboles. Colores grises de aquel día, azul el cielo, amarillo paisaje. Si hubiera escuchado atentamente, habría entendido el mensaje, y muchas cosas habrían cambiado. Si les hubiera entendido, hubiera quizás respetado más, alardeado menos, acariciado más, menospreciado menos, querido más,... olvidado menos, comido más,... vomitado menos. 

Pero la vida ha seguido conmigo y a la vez sin mí, con todo ésto, pero sin tí. Para la próxima vida habré aprendido el lenguaje de los árboles, y te soñaré menos... te estrujaré más.

No comments:

Post a Comment