Sunday, March 20, 2016

Universo



Viajes despacito en tren por paisajes verdes hacia un nombre
que no conozco.
Casas donde vive gente cuyas vidas tampoco conozco.
Silencio y soledad, pensando de nuevo en ésta vida.
Olor a su perfume en tu bufanda.
Explanada verde llena de vida que te trae
recuerdos de tu infancia.
Pero ya no hay pasado. Y el presente, difuso, como siempre.
Solamente un futuro que te inquieta.
Emociones, sensaciones, botas negras y sandía.
Pensamientos de una vida insaciable y que da ansias.
Nervios y más chicles. Y cada día más destinos. 
Más destinos, menos tiempo.
Viajes por aquel universo que ya no es para tanto.
Indonesia o Telaviv, decisiones imprecisas, imposibles.
(El límite está dónde tú lo fijas.)
El tiempo es mío, aunque se escapa.
En "Frauenhain" me encuentro, aunque pensando en Sevilla.
Qué raro! Conexiones desgarradas, y otras nuevas.
Se hace de noche y no puedo llamarte.
"Elsterwerda" se llama. Sí, eso, donde estoy ahora.
En éste vagón huele a comida.
Espero que no sea mi pelo. (pausa...) 
Desde otro vagón sin olores, pero con otros problemas.
No otros que los mismos de siempre,
Pensamientos de locura y poca risa.
Muchos planes, nada cierto.
Deseos de que valoren lo que hago.
Deseos de bici en Madrid.
Deseos de idas y vueltas, a todo y a nada.
Deseos de otros idiomas para poder entenderme
en lugares a los que no voy a ir.
Repeticiones de frases de mierda
que llenan mi cara de granos.
El mismo jersey de por siempre, esos brillos.
Quiero llegar, y moverme, y escuchar el sonido del suelo.
Quiero creer, asumir, recordar, revivir.
Lo quiero todo, es lo malo...
Lo malo?
Literalmente me fijo 
en que el fucking universo está en mi mano.

En algún momento de finales del 2012